Mujeres colonizadas

Con motivo del 25 de noviembre, día internacional contra la violencia hacia las mujeres, desde Alternatiba ponemos en marcha una campaña que hemos llamado “Mujeres colonizadas”. Una campaña basada en un cartel que hemos recogido del grupo de feministas argentinas llamado “Mujeres públicas”. A ellas les debemos la imagen y el espíritu de esta campaña y por eso les agradecemos que, haciendo accesibles todas sus creaciones en su página web, estén ayudando a construir activismo feminista aquí y allá, y contribuyendo a fortalecer redes de intercambio y solidaridad feministas.

Además de visualmente atractiva, creemos que es una campaña que recoge de acertádamente el concepto que tenemos en Alternatiba de la violencia contra las mujeres.

La Pinta, La Niña y la Santa María fueron los barcos utilizados por Colón en su “descubrimiento de las Américas”. En esta imagen se pretende establecer una relación irónica entre la colonización de América y la colonización de los cuerpos y vidas de las mujeres. Reflejar como la violencia contra las mujeres es la puesta en marcha de múltiples estrategias patriarcales para conquistar nuestros cuerpos; para someternos sexual, económica y políticamente; para restringir, en definitiva, nuestra libertad.

"La Santa María" tiene para nosotras un vínculo directo con la Iglesia católica, que a partir de ideas como el sacrificio y la culpa, intenta someter a las mujeres al no-disfrute de sus cuerpos y su sexualidad. Esa Iglesia que pretende colonizarnos promoviendo campañas anti-aborto, cuestionando la libertad de opción sexual, callando ante las mujeres asesinadas a manos de sus parejas.

"La niña" pretende recoger aquellas formas de violencia que se ejercen contra las mujeres desde que somos niñas, desde la educación que recibimos, atribuyéndonos unos roles que delimitan con claridad lo deseable para nosotras, lo que debemos y podemos ser.

"La Pinta", finalmente, refleja todas los mandatos patriarcales de belleza que recaen sobre las mujeres, en un intento de esclavizarnos y uniformizarnos con un modelo de mujer imposible, siempre objeto de deseo para otros.

Desde Alternatiba creemos que la violencia tiene múltiples expresiones. Los malos tratos son solo la punta del icerberg, y por eso, a través de este cartel queremos recoger otras expresiones que casi todas las mujeres hemos vivido en alguna ocasión, y que comparten un objetivo último que es privarnos de la libertad de decidir.

En Alternatiba consideramos necesario un esfuerzo por reconceptualizar la violencia y esto pasa por afirmar que la violencia machista contra las mujeres tiene carácter estructural, que hunde sus raíces en una organización social construida sobre la base de la opresión, explotación y dominación histórica de los hombres sobre las mujeres.

Por tanto, es necesario ampliar la mirada sobre sus diversas y múltiples manifestaciones, así como sobre los espacios en las que se produce. Son violencia los malos tratos y las agresiones sexuales, pero también es violencia aquélla que se da en el espacio público, o cuando se considera como normal que las mujeres tengamos que ir “escoltadas” preferiblemente por hombres para poder caminar libremente por algunos lugares a determinadas horas.

Así mismo, cuestionamos la victimización constante de las mujeres. El único papel que se deja a las mujeres que sufren violencia es el de víctima, no trabajando en cambio cuestiones como la identificación de la violencia y los mecanismos de defensa frente a ella.

Ante una realidad tan compleja y consecuencia de un modelo de organización patriarcal, no valen respuestas simples y parciales, y no pueden basarse, únicamente en respuestas policiales, judiciales o asistenciales. Tienen que darse respuestas integrales y colectivas basadas en el empoderamiento de las mujeres y que posibiliten cambios reales en las relaciones de poder entre mujeres y hombres, y por tanto, en las formas de organización social.

Por todo ello, desde Alternatiba consideramos que las instituciones tienen que ser garantes de todos los derechos para todas las mujeres y por eso exigimos:

- Que la lucha contra la violencia machista sea un compromiso político real de primer orden y para ello se cuente con recursos suficientes.

- La existencia de políticas de igualdad transformadoras en coordinación con el resto de políticas públicas (servicios sociales, educación, ordenación urbana y seguridad)

- Que se creen espacios de interlocución política con el movimiento feminista y asociativo de mujeres.

- Que se trabajen la sensibilización y prevención en materia de violencia machista.

- Visibilizar otras violencias como la homofobia, la transfobia o la lesbofobia.

- Políticas flexibles y adaptables al contexto, a la diversidad de las violencias machistas y a la diversidad de las mujeres (diversidad funcional, migrantes, jóvenes, drogodependientes, etc.).

- Servicios y recursos descentralizados que garanticen su uso igualitario para todas las mujeres al margen del lugar en el que residan, poniendo especial atención a las mujeres de las zonas rurales.

Así, para el próximo 25 de noviembre, hacemos un llamamiento a sumarse a todas las actividades y movilizaciones organizadas en torno a este día por el movimiento feminista. Un día para salir a la calle y gritar que seguiremos luchando hasta que todas seamos libres. Libres de todo tipo de violencia.

Movilizaciones convocadas en las capitales de Hegoalde para este viernes:

BILBO: 20:00 Plaza Arriaga

GASTEIZ: 20:30 Plaza de la Virgen Blanca

DONOSTIA: 19:00 Bulebarrean

IRUÑEA: 20:00 Plazadel Castillo