Ander Rodriguez: “Señor Rementeria, reconozca que la dignidad de las trabajadoras de las residencias y la de usuarios van de la mano”

Una delegación de la Coordinadora Nacional de Alternatiba ha acudido esta mañana a arropar a las trabajadoras de residencias de Bizkaia concentradas ante la residencia Sarrikue de Bilbao para conocer de primera mano sus reivindicaciones y su lucha que suma ya más de 120 días de paros. Han acudido, entre otros miembros de la dirección de Alternatiba, el diputado del congreso Oskar Matute, la concejala de Bilbao Alba Fatuarte o la experlamentaria Diana Urrea. También han estado presentes el exdiputado de Política Social de Gipuzkoa Ander Rodríguez y la que fue directora de planificación de su departamento, María del Río, que han realizado las siguientes declaraciones:

Hoy hemos venido a mostrar nuestro apoyo a las trabajadoras en lucha. No solo se puede y se debe favorecer la dignidad de las trabajadoras de las residencias y de las personas que reciben cuidados, sino que se ha hecho. Lo hicimos en Gipuzkoa. No solo se puede y se debe impedir que las empresas se lucren todavía más con el sector de los cuidados, sino que se ha hecho. Lo hicimos en Gipuzkoa.

Basta ya da echar balones fuera, de culpar a los sindicatos de hacer su trabajo, de desentenderse y de mostrar arrogancia con las trabajadoras en lucha y docilidad con las empresas que se enriquecen con un servicio fundamental como el de los cuidados. Este conflicto perdura porque son mujeres las que llevan más de 120 días de huelga y porque perteneces a un sector invisibilizado. Este conflicto perdura porque la Diputación de Bizkaia permite que perdure.

Por eso desde Alternatiba exigimos responsabilidad. Señor Rementería, implíquese en este conflicto. Reconozca que las trabajadoras de residencias cuidan en condiciones precarias; y reconozca que los usuarios, que somos cualquiera de nosotros en la última fase de nuestra vida, merecemos cuidados dignos. Y reconozca que ambas cuestiones van de la mano. Exigimos al PNV que se implique y que no permita que las empresas se enriquezcan aún más con la precariedad de los cuidados.

AdjuntoTamaño
P1180937.JPG4.61 MB
P1180861.JPG4.63 MB
P1180873.JPG1.5 MB
P1180903.JPG1.32 MB
P1180918.JPG2.16 MB