Matute: «Sabemos que somos una voz incómoda»

Entrevista realizada por la periodista de Focus Diario Beatriz Caballero a nuestro compañero Oskar Matute.

Nacido en Barakaldo, Bizkaia y miembro de Euskal Herria Bildu desde su formación, hoy nos hemos dado cita con Oskar Matute en el Congreso de los Diputados, donde actualmente ostenta el cargo de diputado por EHBILDU, siendo portavoz en la Comisión de Educación y Deporte.

Precisamente nos interesa saber qué opina él sobre el Pacto de Estado en torno a la educación. Un tema candente en la actualidad y del que los regionalismos e independentismos tienen mucho que hablar.

P: Has comentado en algunas sesiones parlamentarias que “la elección del nuevo Ministro tiene que ver con la mala gestión del anterior (refiriéndote a Ignacio Wert) en materias como la implantación de la LOMCE”. Añadiendo que “la LOMCE no se subsana con un pacto educativo”. Bien, ¿por qué crees que un pacto no es la solución?

O: Todas las Leyes que nacen de un Pacto de Estado entran en coalición con realidades educativas propias de las nacionalidades que actualmente integra el Estado español; por ejemplo, en nuestro país, en Euskal Herria, los pactos educativos tienden a desarrollar contenidos y materias que la comunidad educativa vasca no creen necesarias o incluso creen contraproducentes. Wert se había puesto a toda la comunidad educativa en contra pero ahora, lo que se pretende, es subsanar un error con otro error.

El error está en creer que existe una concepción única de modelo educativo sin ver que hay numerosas realidades y modelos educativos. Oskar Matute.

P: ¿Crees que hay algún pacto posible que integre estos modelos educativos múltiples o precisamente la definición de pacto ya excluye la posibilidad de integrar distintos modelos?

O: Nosotros no estamos a favor el Pacto educativo estatal. Evidentemente, si lo hubiese, preferiríamos que fuese lo más progresista posible, que integre una apuesta por la formación del espíritu crítico y de personas libres y en ese sentido tendremos una valoración más o menos positiva de lo que se va a hacer. Nuestra apuesta es la apuesta política de una organización soberanista e independentista y por ello buscamos generar nuestro propio marco. Tenemos la competencia en educación en la Comunidad Vasca y la Comunidad Foral de Navarra y queremos que se respete y se blinde de posibles injerencias que, al final, es lo que está pasando con la LOMCE.

P: Precisamente en cuanto a autonomías se refiere, comentaba el Ministro de Educación en una de sus sesiones referentes al Pacto de Estado por la Educación que las competencias se respetan e incluso hablaba de un privilegio otorgado a las Comunidades. Recordaba que el 15% el presupuesto está en manos del Estado pero que el 85% es competencia autonómica. ¿Este 85% del que habla el Ministro es real o tiene alguna especie de trabas en la gestión posterior?

O: Tiene trabas evidentes. Es verdad que, por ejemplo, nosotros en la Comunidad Autónoma Vasca tenemos un nivel de competencias muy elevado, probablemente el más elevado del Estado y se nos permite contar con recursos y con una cierta capacidad para diseñar el modelo educativo queremos siempre que no se os interpongan recursos de inconstitucionalidad, algo muy habitual en los Gobiernos cuando una Comunidad toma una decisión que ellos consideran que se sale del marco común y va más allá de los límites de la Constitución.

IMG_3335.JPGAdemás, hay otro tipo de normas o leyes no estrictamente vinculadas a educación que condicionan el modelo educativo, es decir, cuando se impone un techo de gasto y se impone una limitación de oferta pública de empleo en educación que solo permite hablar de tasas de reposición y no de ampliar la oferta educativa, o ampliar la oferta de profesorado para mejorar la calidad educativa de nuestros centros, nos está limitando nuestra calidad educativa. Si nosotros tenemos la voluntad de contar con un ratio profesor-alumno mucho más bajo que el que el Estado español quiere, porque entendemos que favorece la formación del alumnado, ahora mismo tenemos una traba fundamental y es que el Partido Popular nos impide ofertar esas plazas, en el caso de que la Comunidad Vasca quisiera; que tampoco digo que el PNV esté por la labor de ello pero nosotros sí lo estaríamos si accediésemos al Gobierno.

P: Además de los problemas típicos derivados del Pacto como pueden ser las competencias y los problemas, también se ha tratado,en torno al tema de la educación, lo relativo al ámbito sexual. Vosotros mismos llamásteis a intervenir al señor Otegi, educador sexual, que hablaba de la importancia de la educación sexual en el marco educativo. ¿Cómo afecta esta formación a la educación? Así como el tratamiento de otros temas hoy considerados “tabú”.

O: Es que este es un estado pretendidamente aconfesional pero con mucho poso confesional, no somos un estado laico, somos un estado confesional y el peso de la religión sigue siendo muy notorio, se ve hasta en la misma ponencia para estudiar la LOMCE cuando te vienen las confederaciones de padres católicos, te vienen representantes de colectivos católicos y se nota su peso. Yo creo que eso, en el fondo, genera una línea de conducta que hace que la sexualidad sea vista como algo únicamente relativo a la esfera privativa de cada persona donde cada uno tiene que encontrar los conocimientos y las capacidades para desarrollar su propia sexualidad por su cuenta y no desde un bagaje educativo. Nosotros creemos que la educación sexual es fundamental pero, no solo desde el punto de vista de una formación más integral, sino para generar unas personas más conscientes y responsables en una sociedad que también muestra picos muy altos de conflictividad en lo que tiene que ver con la sexualidad. Por ejemplo: la violencia hacia las mujeres es una constante y es algo tiene que ver la educación sexual recibida, también hay otros factores, pero el sexual es imprescindible.

P: Para terminar, una pregunta más general ¿como ves el estar dentro del Grupo Parlamentario Mixto?

IMG_3332.JPGO: Las desventajas son evidentes, nosotros tenemos que compartir nuestros tiempos con otras seis formaciones políticas; eso hace que nuestra capacidad para trasladar nuestro mensaje sea menor porque tenemos que hacer microintervenciones para temas que bien merecen una reflexión más de fondo. Euskal Herria Bildu, que es la formación a la que yo pertenezco, tiene posición tomada sobre muchas cuestiones, por no decir todas, y sin embargo intentar sintetizar un trabajo muy extenso, muy laborioso, como el que podamos tener en educación, en sanidad, o en muchísimas materias, en dos minutos, que es lo que nos suele tocar. Es complicado. También nos impide estar representados con voto en todas las comisiones, es decir, yo estoy en educación junto con una persona del P.D. Cat, eso significa que no está Compromis, ni está Foro Asturias, ni está UPN. Esa misma realidad ocurre a la inversa, nos pasa a nosotros, que no estamos en comisiones donde seguramente nos gustaría estar pues se tratan temas que entendemos que afectan a nuestra ciudadanía o de las que nuestra ciudadanía quiere saber. El reglamento es el que es, ahora es cierto que con dos diputados o diputadas no podríamos estar en otro lugar que el Grupo Mixto; lo asumimos, sabemos que eso dificulta nuestra labor, pero también es cierto que cuando tuvimos siete diputados, cumpliendo condiciones que habían servido para que otra gente, véase PNV hace unas legislaturas con cinco diputados o UPYD con creo que cuatro o cinco, pudieran tener grupo parlamentario, a nosotros se nos impidió. Sabemos que somos una voz incómoda y que nuestra presencia incluso a alguna gente le resulta turbadora pues entiende que no somos demócratas de pedigrí como ellos creen o porque quizás piensan que nuestra presencia aquí mancilla su Santa Casa

Imagen tomada por Beatriz Caballero.