Fatuarte: «Nos preocupa que en el debate sobre la RGI el Gobierno Vasco esté cada vez más cerca del PP»

Intervención de nuestra compañera de Alternatiba y concejala de EH Bildu Bilbo Alba Fatuarte en el último pleno municipal en torno a la Renta de Garantía de Ingresos. Vídeo y texto de la misma.

Pese a que la gestión de la RGI es competencia del Gobierno Vasco, los ayuntamientos nos vemos en la necesidad de atender a las situaciones de urgencia, por ser la administración más cercana y contar con unos servicios sociales que permiten el acceso al sistema de protección.

Por eso es totalmente pertinente hablar hoy aquí de la reflexión que se está dando sobre la RGI. Más aún teniendo en cuenta los datos de la memoria del 2016.

- Aumentan abonados a las AES 2013: 5.050. 2016: 6.403

- Ayuntamiento compensa 2016: 4.820.947€ GV + Ayto 643.410€.

- 2016: AES, Necesidades básicas: 24%; energía 23%

Estos datos demuestran que no podemos acabar pagando los recortes del Gobierno Vasco. Porque llamar reforma a lo que está pasando en torno a la Ley de la RGI, sería un eufemismo. Es un recorte en toda regla.

Este recorte tiene un objetivo claro: limitar la “factura” de la RGI utilizando como excusa las necesidades de las familias, y queriendo enfrentar a los pobres con cargas familiares con los que carecen de ellas.

En este sentido, queremos recordar que el movimiento feminista ya ha denunciado que la medida anunciada para que solo se pueda recibir una RGI por domicilio, además de limitar el derecho a la vivienda de las personas en precario, es una clara apuesta por un modelo de familia normativa, dejando de lado las diversas unidades de convivencia y reduciendo sus oportunidades.

Medidas como que solo se reduzca el requisito del empadronamiento en caso de las familias, fomenta el modelo de familia nuclear y heteronormativa; un modelo en el que las mujeres, somos las más perjudicadas, ya que la mayoría de los trabajos necesarios para cubrir las necesidades básicas recaen sobre las mujeres cuando las administraciones públicas no asumen sus responsabilidades.

Esto nos preocupa, y mucho. Vemos al Gobierno Vasco cada vez más cercano a las tesis del PP. Esto pasa cuando se centra el debate en torno a las medidas de control del fraude, como por ejemplo la imposición de la huella digital.

Nosotras creemos que tenemos que sacar el debate de este terreno y colocarlo en el diagnóstico de la situación y a las nuevas realidades en torno a la pobreza. Solo 7 de cada 10 personas en situación de pobreza entran en el sistema. El 30% se queda fuera.

El debate ha de cambiar de como controlar a las personas que perciben la RGI a como vamos a conseguir que esas 60.000 personas que están totalmente fuera del sistema puedan percibir una prestación para poder cubrir sus necesidades más básicas.

Aquí podría pararme en las declaraciones de la señora Artolazabal sobre si se puede vivir o no con dignidad con 650€, pero sinceramente creo que no merecen más comentario como de simplemente impresentables.

Este afán fiscalizador, este discurso nos preocupa, y mucho. Nosotras desde aquí queremos trasladar al Gobierno Vasco que está a tiempo de desvincularse del discurso del PP. El proceso está en marcha y es este el momento de decidir dónde se posiciona cada cual: si del lado de los recortes, o del lado de la defensa de los derechos sociales y la cohesión social.

Mientras no se de ese cambio en el discurso y en las propuestas, va a ser imposible llegar a este pacto social del que nos hablan en la enmienda.

Hablan de consensos y compromisos. Pero la realidad es que el acuerdo lo rompieron ustedes, el PNV y el PSE cuando poco después de firmar, anunciaron su intención de desvincular del SMI el cálculo del importe de la RGI, para convertir la Renta de Garantía de Ingresos en una Renta SIN Garantía de Ingresos, dejando la referencialidad en función del proyecto presupuestario, y haciendo desaparecer así la garantía de que este derecho siga siendo subjetivo.

El consenso no es tal cuando ya partimos de una situación de recortes que propiciaron en 2011 el PSE y el PP y que el PNV ha mantenido hasta la fecha.

Así que la cuestión es: De qué consenso nos están hablando? Si llevan manteniendo recortes desde 2011? si hasta la fecha todas las adaptaciones de la RGI han sido restrictivas?

Ahora tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo de las cosas e introducir mejoras en la legislación vigente. Pero los partidos en el poder, PNV y el PSE, tienen que elegir en qué parte del discurso se van a colocar.

Mientras tanto sus enmiendas vacías, que representan justamente la poca palabra que han tenido en torno a este tema, NO CUELAN. Votaremos NO.

Están a tiempo de impulsar un proceso participativo público con agentes sociales y sindicales, y de unirse a quienes estamos trabajando por un sistema vasco de protección propio; y por un modelo de protección más digno, más sólido, más abierto, más flexible, más accesible y más eficaz. Ahí nos encontrarán, pero sinceramente, para poder llegar a eso necesitamos ver muchos cambios, tanto en su discurso como en sus propuestas.