José Ángel Ranero: «Las Encartaciones han estado olvidadas»

José Ángel Ranero, alcalde de Lanestosa por EH Bildu, tiene miedo de que su municipio, uno de los más antiguos de Bizkaia con 730 años de historia, acabe siendo «un pueblo de fin de semana». «Corre un peligro de despoblación inminente si no se toman medidas», advierte.

– ¿Qué le va a pedir al diputado general el día 20? Como ahora empezarán con los presupuestos y con la reunión de política general, igual estamos a tiempo para que empiecen desde ya a buscar soluciones para la comarca. Aunque se tenía que haber hecho hace años, la reunión puede servir para poner medidas. Las Encartaciones han estado olvidadas.

– Lanestosa ha liderado la tasa de desempleo con hasta un 26,4%, aunque las cifras oscilan mucho debido a su escasa población. En Lanestosa cada parado puede suponer que el porcentaje se mueva más de un 1%, porque en edad laboral hay muy pocas personas. La mayoría están jubilados. El gran problema que tenemos es la despoblación, y eso viene de la falta de trabajo. La gente joven se tiene que marchar porque el puesto más cercano lo tienen en Bilbao, a 90 kilómetros, y las comunicaciones ya sabemos todos que son muy deficientes. El tren funcionaba mejor hace 30 años. Además, este año hemos tenido suerte y ha habido dos nacimientos, pero otros años no ha habido ninguno. Y cada año se cierra una casa en Lanestosa, porque hay muchos hogares donde ya sólo vive una persona mayor, que fallece o se tiene que ir a una residencia. Hay un montón de casas en venta, y en invierno la mitad están cerradas. También hay 12 viviendas vacías de la Diputación. Se hicieron 24, la mitad están alquiladas y el resto pasaron a Alokabide, pero el resultado es que se han quedado cerradas.

– ¿Qué medidas se pueden tomar para evitar esta despoblación? Aquí el sector primario es prácticamente nulo, porque tenemos 1,2 kilómetros cuadrados de terreno y no tendría capacidad para desarrollarse. Y de la industria, ¿qué vamos a contar? Nos queda una vía, que es la del turismo y los servicios, y es por la que estamos apostando fuerte.

¿Por eso se decidió crear un camping de autocaravanas? Hay que agarrarse a algo para sostener a la población. El camping hace que nos visite gente que jamás hubiese aterrizado en Lanestosa, como franceses, holandeses, guipuzcoanos o catalanes. Genera actividad en los establecimientos del pueblo. Estamos peleando porque la pata que nos falta son los alojamientos. Sólo tenemos un albergue municipal que se llena en verano y los fines de semana.

– La Diputación creó una residencia de Gorabide en el municipio, y puso en marcha un centro de interpretación del arte paleolítico, Kobenkoba. La residencia es la que emplea a más gente. Trabajan unas 35 personas, pero no viven en el municipio. Y Kobenkoba se creó en 2009, pero con la crisis fue abandonado por la Diputación y quedó a cargo de los Ayuntamientos de Carranza y Lanestosa. En 2015 Carranza cedió su gestión a Lanestosa, y ha sido este municipio el que se ha hecho cargo sin ayuda supramunicipal. En Kobenkoba se gastaron dos millones de euros para su puesta en marcha, y luego cero euros en promocionarlo, más allá de unos folletos. La mayoría de la gente no lo conoce. Ahora Lanestosa le ha dado un lavado de cara a la cueva y se han reparado las averías.

– ¿Tienen difusión de Enkartur? Enkartur nos promociona en ferias de fuera como Barcelona, pero necesitamos es que nos vendan en la Margen Izquierda y en el Gran Bilbao. Eso tiene que ver con la situación de la Mancomunidad, que llevamos años reclamándole que se haga cargo tanto del turismo como del desarrollo rural, ya que es un ente local, institucional y está controlado por todos. Así el dinero público no se gestionaría desde asociaciones privadas.

– ¿Y qué medidas se ponen desde el Ayuntamiento? En junio abrimos un punto de información cultural y ahora hemos restaurado los antiguos cines donde ya se van a ubicar dos empresas: una panificadora y una empresa de turismo activo que para esta zona nos viene muy bien. La obra comenzó en octubre del año pasado y está a punto de terminar. Creemos que para final de año pueda ponerse en marcha.

Publicado en ElCorreo el 14/09/2017

http://alternatiba.net/old-files/170914ElCorreo06 Alter Ehbildu Txangel.png

Errekaleor, una piedra y un zapato

Luis Salgado – Alternatiba
 
“A todos los gasteiztarras les gustaría vivir sin pagar el alquiler, el agua o la electricidad” Peio Lpz de Munain concejal del PSE en el Ayto de Gasteiz
 
“El ser humano nace, crece, se reproduce y muere” definición de la vida en un libro de la EGB.
 
Ambas frases son verdad. Ambas frases son una mierda. Supongo que todas, que ya tenemos una cierta edad, asumimos que la vida es un poquito más complejo que esa definición. Pues de igual manera debiéramos asumir que la okupación es algo mucho más complejo que dejar de pagar unas facturas. Sin embargo, la sencillez, la candidez vende, y nuestros amados líderes liberales lo saben de sobra. Así que, con la limitación que concede un post voy a intentar desmontar unas cuantas verdades absolutas sobre Errekaleor y eso que denominan movimiento okupa.
 
“Los okupas son 4 jetas perro-flautas” Herederos de los hippies y el Punk añado, aunque nada esté más lejos de la realidad. La ocupación existe desde el mismo momento en que existe la propiedad privada. Toda propiedad puede ser ocupada por otra persona. Viviendas, tierras, fábricas. La necesidad, la injusticia, o el interés político de cada momento ponen el límite. No es algo moderno y mucho menos una moda. Del Imperio Romano a nuestros días nos ha llegado toda una legislación al respecto. Un ejemplo de ello es la usucapión, proceso por el cual una persona que ha ocupado o usado una propiedad abandonada por su dueño por un espacio de tiempo determinado pasa a ser el propietario legal del bien.
 
A lo largo de la historia se han sucedido procesos individuales y colectivos de ocupación de la más diversa índole, demostrando la heterogeneidad de estos procesos. Y en el mismo Errekaleor, si nos molestamos en acercarnos, veremos que conviven personas de muy diverso origen y con objetivos vitales divergentes. Pero siempre es más fácil atacar si pensamos en “los okupas” como un todo granítico e inmutable.
 
“Los okupas viven fuera de la Ley” “Todos tenemos la obligación de cumplir las normas de convivencia de que nos hemos dotado” Dicho así como negarlo. Pero lo cierto es que la Ley es moldeable y está sujeta al interés político del momento. Lo que ahora es ilegal mañana puede dejar de serlo y la ocupación no está al margen de esa realidad. De hecho, como he dicho antes, si la ocupación fuera negada totalmente no se recogería la usucapión. Pero además, en diferentes épocas y estados, incluso ha sido promovida o consentida por el poder. Procesos de ocupación de fábricas que han terminado siendo nacionalizadas, de tierras de cultivo y reformas agrarias… o un caso que seguro escocerá a más de uno, la ocupación como arma del Estado para colonizar otro territorio tal y cómo hace el Estado sionista de Israel con los “asentamientos” en Gaza y Cisjordania.
 
“Errekaleor no es la utopía perfecta que algunos se piensan” Toma, y el Capitalismo no es EL paraíso, y en la URSS no ataban perros con longanizas. Esta afirmación me encanta, porque además suele venir de personas que se dicen contrarios al sistema actual y a quienes un proceso de ocupación y autogestión coloca en unas contradicciones incómodas (como a todos, incluido a quienes ocupan) Errekaleor no es perfecto, yo tampoco. Es una prueba empírica de otro modelo, y cómo tal, como experimento, tendrá errores y aciertos, pero mal haremos quienes abogamos por crear alternativas a este sistema depredador si arrancamos cada brote que surge sólo porque nos parezca que el tronco se está desviando. ¿Cómo encaja un olivo en un bosque de rectos pinos?
 
Podría seguir y escribir un buen tocho, (de hecho lo tengo escrito), con mucho más detalle, pero un post da para lo que da. Lo cierto es que Errekaleor es una piedra en el zapato de quien gobierna. No lo matará, pero lo incomoda. Y arrancarlo ahora que está naciendo es más sencillo que arriesgarse a que arraigue, a que puedan llegar a apostar por no tener que “robar” o, mejor dicho, expropiar la electricidad al ladrón (IBERDROLA) y lograr autosuficiencia energética, o pongan en marcha procesos de gestión de residuos propios y sostenibles. Porque si eso ocurriese estarían perdiendo muchos de sus argumentos “incontestables”. O quizás no, quizás tengan razón los agoreros y el experimento de Errekaleor fracase. Pero si es así, si tan seguros están de su fracaso ¿Por qué no dejar que muera por sí mismo?
 
Por último, mal haríamos en intentar instrumentalizar políticamente este u otros movimientos de ocupación, y mucho peor si alguien tiene la tentación de defender su institucionalización. Nada ha sido más dañino para las expropiaciones de fábricas que la legalización e institucionalización a través de las Sociedades Anónimas Laborales. Sea como fuere, Errekaleor existe y resiste, y mientras lo haga es obligación de todas quienes creemos que hay que forjar alternativas reales, defenderlo. Sin caer en la tentación de querer convertirnos en guía, dejando que cometan sus errores y estando a su lado para aprender de sus aciertos. Porque Errekaleor es la piedra en un zapato que nos queda pequeño, muy pequeño. 
 
Leer en su blog El mundo imperfecto

Un desalojo, otra ocupación

 

“Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. Sospecho que en este momento, estarán dando ordenes por teléfono y que hombres armados ya vienen de camino. ¿Por qué? Porque mientras que pueda utilizarse la fuerza, ¿para qué el diálogo?. Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en este país, algo va muy mal, ¿no?. Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Antes teníais libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabais, ahora tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis y os convirtáis en sumisos.”

V de Vendetta

Hector Prieto – Alternatiba

Algunas veces mi fe en un ser humano verdaderamente libre decae súbitamente, a consecuencia de las múltiples injusticias que nos rodean. Pero ante cada ataque surgen siempre rebeldes, esos que con su resistencia me hacen levantar el espíritu de lucha, sentir que no estoy solo en este maldito universo.

Los últimos acontecimientos en torno al barrio autogestionado de Errekaleor, en Vitoria-Gasteiz, me ha enervado, pero también ha activado en mí una profunda solidaridad por Errekaleor Bizirik y encendido aún más mi corazón rebelde. Por otro lado, es una lucha contra Goliat, el contubernio de infames PP, PSE y PNV. Ya desde el año 2000 su intención era realojar a los antiguos vecinos, el capitalismo no acepta negativas y empezaron las presiones y las amenazas.

Los buitres de la especulación tenían su vil objetivo entre sus dedos, hasta que en 2013 un grupo de estudiantes ocupó poco a poco los edificios, los rehabilitó, abrió el frontón, el cine, panadería, guardería, biblioteca, imprenta, sala de reunión y demás. Todo ello organizado de forma asamblearia, contra los designios del “santo oficio del capitalismo”. Una comunidad de personas jóvenes, preparadas, libre pensadoras, revolucionarias convencidas, un grupo de peligrosos herejes autosuficientes.

Ahora el ayuntamiento de Urtaran alega peligro para los jóvenes por el estado de los edificios, pero manda a la Ertzaintza, a los munipas y si, Trump le deja, a los Marines americanos. Les cortan la luz y los asedian como Saladino a Jerusalén, aunque la “buena” intención de los jeltzales es montar en el lugar huertas ecológicas, ¡venga ya!

Realmente, lo que el sistema no va a permitir es que ningún cordero salga del redil, que se creen alternativas, nuevas formas de pensar y actuar. Nuevos ejemplos que demuestran que otra sociedad mejor es posible, una mini Cuba, pequeños Guevara, rebeldes con causas. Niños, pensar es kaka, haz caso a mamá y papa, arrodillaos, besad el anillo del amo, el anillo único, el pensamiento único.

Quizás las bestias se coman el intento, pero para su desgracia nunca podrán con las ideas, siempre habrá nuevos ejemplos, porque aunque mil veces nos derriben, mil veces alguien se alzará. La memoria del viejo barrio nos señala el camino, allí vivió Romualdo Barroso, víctima del 3 de marzo, que marca el pasado de lucha. Hoy, los grafitis de Salvador Puig Antich y mil acciones de resistencia, solidaridad y libertad marcarán el futuro.

Somos hormigas contra elefantes, Espartaco frente a Roma, o como la mítica canción de Hertzainak, somos el brazo firme y armado ante el rostro de la fiera. Nuestras armas el ideal, la suya la opresión, la avaricia y el dinero.

Errekaleor aurrera!!!

Del blog de Héctor Prieto Atxabalta RedVolution

Aitor Miguel: «Un desahucio no es una pena, es un drama humano, pero sobre todo, un fracaso político»

Aitor Miguel Quintana – Alternatibako kide eta EHBilduren Gasteizko zinegotzi
 
Creemos que estamos ante la necesidad de construir un nuevo sentido común. El antiguo sentido común, de tan común, ha perdido el sentido. En un país con una arquitectura legal que busca el derecho a la vivienda ( Art 47 de la constituciòn, Ley de Vivienda del Parlamento ), en un país con recursos materiales en abundancia (10.000 viviendas vacías en Gasteiz), y en un país con consensos políticos mayoritarios, el que haya desahucios no es de sentido común.
 
Inmersos en este sinsentido, los alcaldes y lehendakaris no se pueden escudar en procedimientos burocráticos exquisitos para justificar que «no se pudo hacer más». No es una pena, es un drama humano, y sobre todo, es un fracaso político: no ser capaz de garantizar viviendas cuando sobran 10.000.
 
Como fracaso político que es, un alcalde debe asumir responsabilidades en vez de caer en el recurso fácil de criminalizar la pobreza. El problema no es que Anastasia no pagara. El problema es que este país aboca a la pobreza a gente como Anastasia, y por tanto les aboca a no pagar.
 
En Gasteiz no se va a volver a comenzar con la criminalizaciòn de la pobreza, y no por orden del Gobierno, sino por orden de EHBildu que es quien da las mayorías.

Salgado: «Al margen de la vivienda hay que tener en cuenta la situación económica de quienes residen en ella”

Las Juntas Generales de Araba han dado hoy por unanimidad luz verde al debate sobre la norma foral que regula el IBI. Sobre la mesa había dos propuesta, las del PP y la de EH Bildu. Frente a la del PP, lineal y con graves consecuencias en la recaudación, la de EH Bildu tiene dos objetivos claros: por un lado, gravar la especulación injusta que supone mantener viviendas vacías mientras se desahucia a familias y; por otro, facilitar a los ayuntamientos que puedan ser más efectivos a la hora de conceder bonificaciones a las personas en función de su renta para que el IBI no se convierta en un problema para quienes peor lo están pasando.

Por esa razón, se propone gravar aquellas viviendas que se mantengan vacías con un recargo que podría llegar al 150% de la cuota íntegra del impuesto. Esto ya se contempla en las normas de Bizkaia y Gipuzkoa, por lo que Araba ha quedado desarmonizada.

Por otro lado, EH Bildu apuesta por ampliar las bonificaciones por renta que pueden otorgar los ayuntamientos y que imponía un tope de 21.000 euros independientemente del número de personas que conformen la unidad convivencial. Por eso se plantea crear tres nuevos tramos: para unidades convivenciales de 4 miembros se podrán beneficiar de las bonificaciones quien no supere los 28.000€, 35.000€ para unidades convivenciales de 5 miembros y 42.000 para 6 o más miembros. “Para EH Bildu esto es avanzar en progresividad y en justicia social porque al margen de la vivienda hay que tener en cuenta la situación económica de quienes residen en ella”, ha destacado el compañero de Alternatiba y juntero de EH Bildu Araba Luis Salgado.

EH Bildu Araba

Alba Fatuarte: «Una persona joven necesitaría el doble de su sueldo para poder pagar el alquiler de una vivienda»

La compañera de Alternatiba y concejala de EH Bildu, Alba Fatuarte, ha presentado la propuesta para diseñar el Plan Municipal de Ayuda al Pago del Alquiler. Un plan dirigido a los y las jóvenes de Bilbo. Precisamente dos jóvenes han explicado sus problemas para poder emanciparse. Hay que tener en cuenta que, actualmente, el paro entre los y las jóvenes duplica el del resto de la ciudadanía.

Bilbo es un claro ejemplo de esa situación. Hoy en día casi 8.000 jóvenes están en paro y la mayoría de los que tienen un empleo padecen una situación precaria. Por eso, teniendo en cuenta que se recomienda derivar un máximo del 30% del sueldo al pago de la vivienda, los y las jóvenes de Bilbo necesitarían duplicarlo para alquilar una vivienda libre. Y es que, a día de hoy, el precio medio del alquiler en la ciudad está en los 925 euros.

Plan Municipal de Ayuda al Pago del Alquiler

Ante esa situación, y al igual que se ha hecho en otros municipios, EH Bildu propone que sea el Ayuntamiento quien ponga en marcha políticas que impulsen la emancipación de los y las jóvenes.

“Sabemos que esta no es ni una solución única ni definitiva para abordar el problema de emancipación de los y las jóvenes. En este sentido se deben impulsar políticas que reorienten el marco presupuestario y fiscal; que defiendan el derecho subjetivo a la vivienda; que fomenten las viviendas protegidas sólo en alquiler;  que permitan poner las viviendas vacías al servicio de las necesidades sociales, como recargo del IBI a viviendas vacías o programas de fomento para sacar estas viviendas al mercado de alquiler, etcétera”, ha declarado Alba Fatuarte.

“Entendemos que un programa de ayudas directas ha de ser una medida coyuntural y transitoria, pero al mismo tiempo necesaria y urgente, dada la situación socioeconómica actual donde es casi imposible que los y las jóvenes se emancipen por su cuenta, sin ayuda”, ha recalcado la concejala.

“En definitiva, nuestra propuesta viene a intentar marcar una dirección en lo que entendemos tendrían que ser las políticas municipales dirigidas a los y las jóvenes, ya que supondría un compromiso directo con sus procesos de emancipación, y esperamos obtener el respaldo tanto de los demás grupos de la oposición como del gobierno municipal en el pleno del jueves que viene”.

EH Bildu Bilbo

Matute: «Es voluntad política, mientras Bildu estuvo en la alcaldía de Donostia, no hubo ni un desahucio”

El portavoz de Alternatiba y parlamentario de Euskal Herria Bildu, Oskar Matute, ha demandado al Gobierno vasco un compromiso claro y eficaz contra los desahucios porque “si siempre es grave e inaceptable dejar personas en la calle porque no pueden pagar el préstamo o el alquiler, más grave e inaceptable todavía es que sea un gobierno el que las deja en la calle”. Al hilo de ello, Matute recuerda que “el Gobierno vasco, a través de Alokabide, ha abierto al menos 450 procedimientos de desahucio durante los últimos tres años, y muchos de ellos han acabado en desahucio; por ejemplo, en el primer trimestre de 2015 dejó en la calle a 64 familias”.

A juicio de Matute, en la lucha contra los desahucios la clave es la voluntad política. “EH Bildu es la mejor prueba de ello porque, mientras estuvo en la alcaldía, en Donostia no hubo ni un solo desahucio; sin embargo, con la entrada del gobierno municipal PNV-PSE bastó un mes para desahuciar a una familia”.

Matute apunta asimismo que el lehendakari afirmó en el Parlamento que sí hay mecanismos para evitar desahucios, pero, visto que siguen produciéndose desalojos, tenemos que concluir que esos mecanismos no son ni reales ni eficaces o que simplemente en Lakua no hay voluntad para aplicarlos”.

EH Bildu

La casa del presidente

Luis Salgado – Alternatiba

Una casa no siempre es un hogar, ni un hogar tiene por qué ser una casa. He visto hogares hechos de cartones y uralita, de esas fabricadas con amianto, y he estado en casas sin vida, vacías, construidas para el negocio, casas tristes con brillantes suelos y preciosas cortinas. Y aunque tendamos a confundir términos, todos buscamos un hogar, una vida, un recuerdo, un forjar un camino, aunque terminemos muchas veces, demasiadas veces, sin paredes y techo que nos cobijen. Pero una casa no siempre es un hogar, por muy suntuosas que sean sus paredes, por muy exageradas que sean sus medidas, por mucho que podamos llamarle Palacio de los Ajuria o Ajuria Enea.

Me escandaliza, y no os imagináis cuanto, la frivolidad, la trivialidad con que dejamos fluir la vida, obviando lo importante por incómodo y destacando lo fútil cómo si de ello dependiera nuestra vida. Matar o morir por nuestro equipo, apartar la cara al caminar y ver la pobreza sentada en nuestras calles. Atacar al pobre, venerar al rico. Dócil y servil con el poder, combativos con quien tenemos bajo nuestro zapato. Observar el árbol mientras talan todo el bosque a nuestra espalda. Y así envejecemos y abonamos las piedras que heredaran nuestros nietos.

Por supuesto quienes nos gobiernan, quienes nos dirigen como rebaño, no son desconocedores de esa realidad, Panem et Circenses, fútbol e intrascendencia. Y así nos enredan, de modo que el mismo día que en una de las instituciones políticas de Araba se debatía cómo solucionar el drama humano de los desahucios el Partido Popular alavés alimentaba la controversia por el deseo del Lehendakari de no habitar el Palacio vitoriano y entonces leemos El Correo, y otros medios informativos y vemos que mientras el primer debate apenas ocupa una columna gris, el segundo, se lleva dos páginas a todo color con inmensa foto de cabecera. Moción mediante, la polémica está servida y seguramente se convierta en caluroso debate de barra, alavesísmo provinciano, y absurdeces varias que cientos de cuñados se ocuparán de vendernos como tema central para Araba y Gasteiz.
 
Digamos que a mí me da igual donde viva el presidente de los USA, de Reino Unido, de España o de la CAV, que me importa mucho más convertir el cartón y la uralita en edificios habitables, que nadie deba vivir en la calle, que nadie se quede fuera de la sociedad. Digamos que creo incluso que sería conveniente que quien dirige algo viva en un hogar, junto a los suyos, junto al resto de la sociedad, porque si ya de por sí el poder se aleja de la calle no entiendo que de positivo puede tener que un gobernante gobierne desde un atril, desde un templo que hay que adorar.  Que ya han existido reyes y gobiernos itinerantes, y que al pueblo no le ha ido mejor ni peor, simplemente mal como siempre pero, “Hortxe duzu fandangoa geure gustukoa”
 
“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad enferma”
Krishnamurti Sabias
 
X