Fatuarte: «El Museo de Bellas Artes lleva años discriminando sistemáticamente a las mujeres, tanto en adquisición de obras como en exposiciones»

“La discriminación en el Museo Bellas Artes es una evidencia que se constata con datos. Estamos ante un museo en el que se ha invisibilizado a las mujeres. El Plan de Igualdad presentado no soluciona el problema de fondo”. Intervención de nuestra compañera Alba Fatuarte sobre la discriminación a las mujeres en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

 

El plan no parte de un diagnóstico real y sincero sobre la actividad del museo.

 

Ni sobre su patrimonio, ni sobre la imagen común social que proyecta, el relato que se crea, a través de las obras que expone, los discursos que desarrollan y las narrativas que proponen.

 

Este plan no plantea nada sobre la labor del museo en este sentido: Las decisiones sobre la colección, la política de adquisiciones, sobre qué exponer… todo es parte de un relato que no es jamás neutro.

 

De hecho el Museo de Bellas Artes lleva años discriminando sistemáticamente a las mujeres en estos campos, tanto en adquisición de obras como en exposiciones, así como en la representación de órganos como el patronato (una imagen vale más que mil palabras) o la comisión asesora artística encargada de las adquisiciones.

 

Trabajos / Artículos realizados por personas expertas en la materia, como Haizea Barcenilla, Profesora de Historia del Arte de la UPV/EHU, demuestran con datos objetivos que la discriminación hacia las mujeres artistas ha sido una práctica sistemática del Museo de Bellas artes.

 

Política de exposiciones:

Entre 2002 y 2014, ninguna ha sido dedicada a una mujer

Exposiciones colectivas relacionadas con el amplio “tema” de la mujer.

 

Política de adquisiciones:

El museo, en contra de todas las recomendaciones del ICOM (consejo Internacional de Museos), no cuente con un documento en el que se especifiquen los protocolos de compra, las líneas prioritarias de adquisición y las lógicas de colección.

 

Comisión Asesora Artística

 

Constituida en 2003, de 9 miembros 1 sola mujer. Contraviene las estipulaciones sobre equilibrio en la representación en órganos consultivos de la Ley para la Igualdad de las Mujeres y los Hombres.

Compras: 3,43% de obras de mujeres.

 

Desde el momento en el que la actual Comisión Asesora comenzó a ejercer su labor, en 2003, se han comprado 28 obras de artistas contemporáneos, fechadas a partir de los años 50 y, principalmente, posteriores a 1975. De esas 28 obras, 2 corresponden a mujeres artistas

 

Algunas de las obras de mujeres entraron en el museo por compra, sino mediante depósitos, dación o donación.

 

La pescadilla que se muerde la cola: un gran número de adquisiciones están relacionadas con exposiciones

 

Mujeres vascas nacidas en la década de 1960 que cuentan con una reconocida trayectoria y que han sido ignoradas sistemáticamente por el museo: Maider López, Begoña Zubero, Esther Ferrer…

 

TODO ESTO TIENE NOMBRE: DISCRIMINACIÓN INDIRECTO

 

Y a nosotras, como institución que financia el Museo de BBAA, nos corresponde garantizar que esta discriminación no se de, por muchas razones: porque estamos diciendo que tenemos un compromiso con la igualdad, pero fundamentalmente porque la LEY NOS OBLIGA: LEY VASCA 4/2005 para la igualdad de mujeres y Hombres

 

Artículo 25 Actividades culturales se señala que:  

 

2.- Las administraciones públicas vascas no podrán conceder ningún tipo de ayuda ni sus representantes podrán participar en calidad de tales en ninguna actividad cultural, incluidas las festivas, las artísticas, las deportivas y las realizadas en el ámbito de la normalización lingüística del euskera, que sea discriminatoria por razón de sexo. (incluída discriminación indirecta).

 

La discriminación indirecta, a efectos de la Ley: “Existirá disc. indirecta cuando un acto jurídico, criterio o práctica aparentemente neutra perjudique a una proporción sustancialmente mayor de miembros de un mismo sexo” Esto es justo lo que está pasando en el BBAA.

 

Puede que jurídicamente la ley no obligue al BBAA, pero sí a las tres instituciones públicas que lo sustentan económicamente! No se puede ser cómplice del ninguneo y la discriminación hacia las mujeres.

Nuestra compañera Alba Fatuarte demuestra cómo el PNV ha enchufado a alguien afín en el Museo Vasco

Solicitamos que se repita el proceso de selección para cubrir mediante contrato relevo una plaza de técnico de comunicación en el Museo Vasco, porque este grupo municipal ha demostrado que existen evidencias suficientes para asegurar que este proceso se ha elaborado “ad hoc” para colocar a una determinada persona, y por lo tanto, ha quedado totalmente invalidado. PNV y PSOE, a pesar de los claros indicios de amaño se han negado a repetir el proceso de selección y han votado en contra de la moción.

Intervención de Alba Fatuarte:

Antes de todo, decir que ninguno de los grupos políticos de este Pleno formamos parte del Consejo de Administración de la Sociedad Bilbao Bizkaia Museoak, y creemos que la falta de cauces de fiscalización de este tipo de entidades es una de las causas que hacen posible que pasen cosas tan escandalosas como esta en una sociedad financiada al 100% con dinero público

En el caso de otros consejos de administración de sociedades paramunicipales donde sí tenemos representación, hemos podido tener nuestras diferencias a la hora de diseñar distintas bases de procesos de selección, pero este caso supera con creces todos los límites en cuanto a falta de rigor y garantías de transparencia

Un proceso en el que no se especifica el nivel de euskera que es necesario acreditar, donde no se especifica cual es la experiencia necesaria, pero donde en cambio se pide como requisito indispensable un master en comunicación audiovisual. Punto. Ni se valora otro tipo de formación, ni otros idiomas, ni se especifican las fases del concurso… Unas bases totalmente anómalas e inaceptables para cubrir una plaza en el sector público.

Una plaza exactamente igual, de técnico de comunicación sacó hace un año el Teatro Arriaga, sociedad similar a Bilbao Bizkaia Museoak, donde las bases exigen titulación universitaria, 5 años de experiencia, C1 de euskera, C1 de inglés, y donde se valoraban con puntos extra definidos en las mismas bases, la formación e idiomas complementarios.

Los argumentos expuestos hasta ahora ya son lo bastante contundentes como para evidenciar los graves déficits de este proceso, pero es que aún hay más.

Porque este grupo municipal allá por julio recibió en su despacho ESTE anónimo que dice así:

Una plaza de responsable de comunicación del Museo Vasco, todavía en plazo de resolución, la va a sacar A.A. Para una plaza como esa lo normal sería exigir EGA y un mínimo de dos o tres años de experiencia en puestos similares. ¿cumple A.A. con esos requisitos? NO. Como no tiene EGA se pide “nivel de euskera suficiente”, sin concretar. Como tiene poca experiencia, en la convocatoria se pide “experiencia suficiente”, sin concretar. Así pueden elegir a quien quieran ¿Quién puede demostrar lo contrario? Por cierto, A.A. lleva un año trabajando en el Museo Vasco, por la cara, ahora solo se trata de vestir el muñeco”

Y ahora nuestra pregunta es ¿Cómo explican PNV y PSOE que habiéndose presentado 127 personas, haya sido elegida precisamente ésta? Una persona cuyo nombre y apellidos este grupo municipal puso en conocimiento de la prensa mucho antes de acabar el proceso. Es más ¿Cómo explican que esta persona llevara ya un año trabajando para el museo vasco sin haber pasado ningún proceso de selección más que este, el del dedito?

Aquí no se han redactado unas bases partiendo de la definición del perfil adecuado al puesto, sino a la inversa: encajando el perfil de una persona en concreto, que al no tener la preparación suficiente, había que conseguir que encajara en ese puesto.

Se lo dijimos en la comparecencia: Si quieren darle ese puesto a alguien de confianza, háganlo, dentro de lo que la ley y las normas de la administración pública lo permiten; pero no intenten camuflarlo ni vestir esa decisión con un proceso de selección. Por lo menos por respeto a esas 126 personas que se han presentado a un proceso donde tenían cero posibilidades de ser elegidas incluso antes de empezar. Gente con probablemente formación más que adecuada para el puesto y a los que han hecho perder el tiempo. Personas, con las que se ha cometido un fraude.

Esto es un insulto a esas personas y desde luego un escándalo y exigimos que se asuma la responsabilidad y que se repita este proceso de selección con otras bases y con todas las garantías.

Nosotras no tenemos nada en contra de esta persona. Ni en contra, ni por supuesto a favor. Ni aunque nos conste que tenga amistad con concejales de este gobierno municipal.

Lo que decimos es que si PNV quiere darle a alguien un trabajo, le ponen en un batzoki o de portero de Sabin Etxea. Porque lo que no puede ser es que mientras la mayoria de la gente para trabajar en la función pública tiene que estudiar y prepararse, se estén haciendo cosas así. Esque de verdad es tan evidente! Ni se han molestado en guardar las mínimas apariencias! Esta persona en el año que lleva en el museo vasco, por la cara, sin haber pasado ningún proceso selectivo, podría haberse dedicado a sacarse el EGA, pero es que ni eso.

EH Bildu Bilbo

Alba Fatuarte alerta de posibles contrataciones irregulares en museos con financiación pública

EH Bildu ha solicitado la comparecencia de la Concejala de Cultura, Nekane Alonso, para que dé explicaciones en torno a condiciones en que se está realizando el proceso selectivo para la incorporación de un técnico o una técnica de comunicación a la Entidad Bilbao Bizkaia Museoak, de la que forman parte el Museo de Reproducciones de Bilbao y el Museo Vasco de Bilbao.

La oferta fue publicada en prensa a través de la empresa Campo Ochandiano en el mes de Junio, sin especificar cuál era la entidad solicitante. Únicamente se menciona una “Organización cultural de Carácter Público ubicada en Bilbao”.  Recientemente, EH Bildu ha sabido que se trata de Bilbao Bizkaia Museoak; entidad que depende a partes iguales del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbao y del Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia.

La compañera de Alternatiba y concejala Alba Fatuarte ha incidido en que “entre los requisitos, a la titulación universitaria superior del ámbito de la comunicación se le suma un master en comunicación audiovisual, a pesar de que lo habitual en cualquier proceso de selección sea tener en cuenta los master como mérito puntuable y no como requisito indispensable. Así mismo, se requieren conocimientos de euskera suficientes para el desempeño profesional, cuando a día de hoy, en cualquier puesto de personal técnico de comunicación que oferte una entidad pública, se exige un nivel de euskera mínimo de C1, equivalente al título EGA”. Finalmente, se requiere “una experiencia contrastada en puestos de comunicación de exposiciones”, cuando lo correcto sería requerir una experiencia mínima de varios años en puestos de comunicación similares o superiores al puesto ofertado.

Fatuarte ha subrayado que el “que no se haya indicado públicamente la entidad que oferta el puesto, que no se especifiquen ni el nivel de euskera ni la experiencia mínima exigible y sí en cambio se requiera un máster muy específico, suponen una serie de indicios que alertan sobre la posibilidad de que este proceso de selección no se esté llevando a cabo con todas las garantías y respetando los principios de no discriminación y transparencia exigibles en cualquier proceso de selección de una entidad financiada al 100% por instituciones públicas”.

Petición de comparecencia

Por todo ello, y no existiendo cauces de fiscalización permanentes de la entidad Bilbao Bizkaia Museoak, como consejos de administración donde estén representados todos los grupos políticos del consistorio, EH Bildu ha requerido información al respecto al área de cultura desde principios del mes de agosto; información que a día de hoy sigue sin haber recibido. Es por ello que es grupo municipal ha registrado una petición de comparecencia de la concejala de cultura, Nekane Alonso, a fin de que dé las explicaciones pertinentes en torno a este proceso selectivo que se encuentra aún sin resolver.

EH Bildu Bilbo

Alternatiba y Tiempos Nuevos Teatro presentan en Gasteiz la sátira “Érase una vez un rey”

La representación en clave de humor sobre el contexto social y político podrá verse el 3 de mayo en La Monstrenka y contará con un posterior coloquio.

El próximo miércoles 3 de mayo, Alternatiba llevará a Gasteiz la representación teatral “Érase una vez un rey” de la compañía salvadoreña TNT Asociación Tiempos Nuevos Teatro. Se trata de una obra que aborda en clave de humor los defectos y virtudes de diferentes formas de gobierno, desde la dictadura, la monarquía hasta la democracia: “Tres pordioseros, buscan evadir su contexto social, político y económico que les sumerge en condiciones difíciles de vida, motivo por el que deciden recrear a través del juego y de la fantasía escenarios humorísticos y modelos existentes de dominación”.

La representación tendrá lugar en la sala La Monstrenka (Calle del Cubo 1, bajo) de la capital y arrancará a las 19:00 horas. Se cobrará un entrada solidaria de 3 euros para sufragar los gastos de la compañía y la sala. Posteriormente, se celebrará un coloquio con los miembros de la compañía en torno al internacionalismo, la cooperación y la conformación de instituciones inclusivas.

La Asociación TNT lleva casi un cuarto de siglo proyectando en salas de todo el mundo su trabajo de educación artística, promoción cultural y desarrollo comunitario con la niñez, juventud, mujeres y personas mayores. “Érase una vez un rey” es un clásico del teatro latinoamericano, que ha contado con diversas representaciones de la mano de diferentes compañías. Se trata de un relato con elementos comunes a muchos países, como la corrupción, la explotación o las ansias de poder.

Relatos (anti)patrióticos (según se mire)

Joxe Iriarte ‘Bikila’ – Alternatiba

La literatura, como la vida misma, siempre ha estado influenciada o contaminada por diversos factores. Empezando por la adjudicación de los premios Nobel, pasando por las supuestamente más neutras de nuestras pequeñas galaxias institucionales y culturales, y no digamos las adjudicadas por las grandes editoriales. Hay excepciones, como en todo, pero la mayoría de las obras y sus autores son promocionados y premiados por cálculos políticos y/o comerciales. Desde otro punto de vista, recordemos que en un tiempo leíamos ensayos sobre “literatura y revolución” escritos por autores diversos (identificados con el marxismo) con unos ojos (y anteojos) que iban más allá de lo meramente literario. Nada es neutral en este mundo, la literatura tampoco, y los premios por la paz menos todavía.

Una prueba de lo que digo es la polémica existente en torno al libro “Patria”, escrito por el donostiarra Fernando Aramburu, y sobre el cual viento sur nos han permitido conocer las aportaciones de Ramón Zallo1e Iban Zaldua2. Además han publicado críticasde interés Jabo. H. Pizarroso y Alberto Moyano3. Y la verdad, tras dichos artículos, tanto en su vertiente más literaria, como en la sociopolítica, poco tengo que aportar.

Aramburu, una mirada estrábica respecto a la literatura euskaldun

Aún así, permítaseme añadir y remarcar algunos aspectos de la polémica. Si bien hay que diferenciar obra y autor, no voy a ocultar que respeto a lo segundo, mi grado de contaminación (en eso no voy a ser políticamente correcto) es bastante alta y viene desde las polémicas declaraciones de Aramburu sobre los escritores euskaldunes4.

Ya en su momento critiqué que con tales declaraciones, Aramburu, más allá de la validez intrínseca de su obra (que cada cual juzgue como quiera) buscaba sobre todo publicitarse y además lograr el respaldo del establishment literario y político español. Hablando en plata, hay que ser ignorante –en el mejor de los casos- o mentiroso y bastante canalla, para verter sobre sus colegas de oficio tamaña acusación. Ignorante o mentiroso sobre una serie de personas que escriben (algunos de forma talentosa y otros no tanto, como en cualquier idioma) por pura afición y voluntarismo, imposibilitados de vivir (salvo tres o cuatro figuras) de su actividad literaria. Si vivir de la literatura es difícil, vivir de la literatura euskaldun es pura heroicidad. Y acusarles además, de falta de integridad para escribir libremente lo que de verdad piensan sobre la sociedad vasca, raya el oportunismo más falsario. En un tiempo, fue la censura de los poderes fácticos de la dictadura el toro a lidiar, y en el presente es sobre todo el mercado quien criba. Y si el mercado en algo incide, incluso en el euskaldun, desde luego no es contra los críticos de ETA. Más bien lo contrario. Y si de censura se trata, basta ver lo que ocurre con ciertos chistes y guiñoles, para saber de dónde viene y contra quién se ejerce. Y si por un chiste te machacan, a ver quién se atreve a hacer apología, aunque sea literaria, de ETA. Decía Terry Eagleton que “la ideología es como la halitosis, solo se nota la del prójimo”. En el caso que nos ocupa se aúnan ideología y prejuicio…

¿Literatura pro ETA?

La mayoría de los autores (citados en los artículos de Zallo, Zaldua y demás, por lo cual me abstengo de repetirlos) que han tomado el “conflicto” como tema central o lateral de su obra (entre los cual me incluyo5), ciertamente no lo han abordado de forma tan caricaturesca y simplificada, al estilo de la última obra de Aramburu, pero en mayor o menor grado son muy críticas con ETA y con el empleo de la violencia y sus consecuencias (también del Estado, claro está), y desde luego, escenifican el complejo y amplio abanico del victimario.

Aramburu debería mirar también al sufrimiento (por partida doble) de las madres de los militantes de ETA, por ejemplo tal como lo describió Gabriel Aresti en su poema: Josefa Mendizabal Zaldibian6: “Las madres de los de ETA sufren cuando les matan sus hijos y sobre todo cuando sus hijos matan”.

Se mire por donde se mire, salvo en excepciones y en relación a la época franquista, no existe una literatura (por ejemplo al estilo de la irlandesa sobre el IRA) de ficción de un tono épico y condescendiente y mucho menos apologeta de ETA. Otra cosa son los artículos de opinión, los libros históricos e ideológicos que conforman la historiografía a favor o de explicación de ETA. En relación a la época franquista, no llegan a la media docena las novelas que tienen por protagonistas miembros de ETA. Por citar algunos, Arragoa7 describe unos personajes y una época que a muchos nos resulta conocida, unos jóvenes que entran en ETA por diferentes motivaciones: de clase, identitarias, ideológicas (incluye las disputas entre ETA VI y ETA V), y sufren las consecuencias de tal acto: represión, tortura, cárcel, y vida clandestina. Militar en ETA se convierte en una razón existencial. “100 metro”8 (con versión cinematográfica incluida) tiene por personaje central un militante en ETA, que corre sus últimos 100 metros en la plaza de La Constitución de Donostia (convertida en lugar de ritual) hasta morir acribillado por la policía franquista; todo ello, en un contexto donde ETA era considerada vanguardia de la lucha contra la dictadura y sus militantes luchadores antifascistas (basta recordar el eco que tuvo el Proceso de Burgos en todo el Estado español); igualmente Exkixu9, narra la historia de un militante de ETA entre el Proceso de Burgos y la muerte Carrero Blanco; la narración es un alegato abertzale muy al estilo txillardegiano (valga la redundancia) ante un mundo que desaparece por partida doble: el mundo rural que incluye el caserío (del cual toma su nombre clandestino) y el paisaje donde nació y creció; así como el idioma que mamó en el ambiente familiar (el euskera) arrollados ambos por las excavadoras de las constructoras y la llegada masiva de emigrantes castellano-parlantes. Posteriormente y conforme va cambiando la situación política y cultural, la obra literaria de Saizarbitoria y Txillardegi, se tornará cada vez más crítica y beligerante con la actividad armada. El mismo Txillardegi escribió en Egunkaria un artículo titulado Cui prodest (¿Quién se beneficia?) una dura crítica a ETA responsabilizándole del fracaso de Lizarra-Garazi10.

Ya en la década de los 2000, se editó “Lagun Armatua”11. Escrita por un autor alemán que conoce la realidad vasca. Narra las peripecias de un alemán de vuelta a Bilbao, la ciudad donde solía pasar las vacaciones, y en la cual se reencuentra con un antiguo amigo (cuyo perfil se ajusta a Mikel Antza, el escritor que por ayudar a Joseba Sarrionaindia a escaparse de la cárcel de Martutene malogrará su carrera literaria y se convertirá en un dirigente de ETA) que para la policía es uno de los grandes de ETA; este le pedirá ayuda para recorrer la península, y a pesar de las dudas políticas aceptara ayudarlo. Una novela con tintes negros, y con reflexiones variadas sobre las identidades, la cultura y la amistad con quien no se termina de entender (mas allá del acuerdo y la discrepancia) por qué y para qué lucha12.

La vuelta de Mikel Antza, el personaje real, supone una novedad en este panorama justo en tramo final de ETA. Tras haber sido encarcelado, retoma la escritura13 para narrar sus recuerdos y reflexiones derivadas de sus huelgas de hambre y posteriores estancias en hospitales penitenciarios, sus conflictos con las instituciones penitenciarias y los recuerdos de la clandestinidad. Este autor y su obra sí entran de lleno, con todo derecho y rigor, en tanto que es un relato personal afín al mundo de ETA14.

Como guinda del pastel: “Orpoz Orpo”15, aventuras de un joven clandestino de ETA cuyas peripecias sexuales no desmerecen en intensidad de las estrictamente militantes. Sexo, humor, paranoias y no pocas alucinaciones.

Diferenciando, por rigor, el durante y después del franquismo, esta literatura es variada y plural, tanto desde las miradas más críticas y severas, como las más neutrales y/o condescendientes.

Así que si la pretensión de Aramburu de propiciar “la derrota literaria de ETA” y zanjar el tema, al menos en lo que al terreno de la narrativa se refiere, es una embestida nada quijotesca contra molinos de viento. Un cruzada contra una obra inexistente, pero pura carnaza para los que esperaban un relato según su deseo y visión del conflicto vasco. De ahí (y el acierto de su formato) su éxito. Estamos en plena batalla “por” el relato, y todo vale. El escritor y crítico literario Txema Arias, se preguntaba16 cómo es posible que “los escritores euskaldunes traducidos al castellano sean tan ninguneados por quienes ensalzan a Patria por considerar que es la novela esperada por la sociedad española sobre el conflicto vasco”. La cuestión no es reflexionar, sumergirse y tratar de entender el conflicto vasco en su complejidad, sino proyectar y deleitarse en un relato del conflicto al gusto de un público (muy mayoritario en España) que lo ha estado deseando. Para ese público, Patria, cumple sus expectativas.

Y sin embargo no existe una versión única y unívoca, ni siquiera en el campo más heterodoxo17. Y desde luego, y en eso también tiene razón Zaldua, habrá un suma y sigue, si bien visto lo visto, la descompensación entre el peso de los autores y del público, se dará más desde un desde un lado que desde el otro… porque la literatura seguirá contaminada.

¿Adiós a las armas?

La noticia y posterior escenificación de la entrega del los arsenales de ETA, está abriendo las puertas a la imaginación. Hasta las pistolas se han puesto a hablar. Una de ellas mediante la pluma del escritor Pako Aristi nos daba fe de su testamento. Su nombre: Firebird, Sig Sauer, Walter P38, es lo de menos. Creada como arma para los cuerpos de élite de los ejércitos y policías de todo el mundo, la narradora se descarrió por vericuetos clandestinos. Sus primas hermanas, la mayor parte, destinadas a convertirse en glorias patrias, en servidoras del orden establecido, o al comercio del narcotráfico, gozan del privilegio de participar en desfiles y ser expuestas relucientes y engrasadas. Las menos, ovejas negras como nuestra narradora, están ocultas y estigmatizadas como terroristas. “La política consiste en saber cuándo y contra quién apretar el gatillo” decía Vito Corleone. No era un político, pero manejaba políticos. Ala del cuento le llegó la hora de comparecer ante el patíbulo. Ser entregada y destruida. ¿Y las otras? ¡Ay las otras! Todo depende donde naces y a qué familia perteneces, solo unos pocos cambian de sino. La mayoría, cumple el papel para el cual ha sido creado. Adiós a las armas de unos… pero las armas no desaparecerán.

Un título, tendencioso: Patria

La obra de Amin Maalouf “Identidades asesinas” trata de la identificación del fundamentalismo (sobre todo) religioso con su propensión al asesinato. De forma pertinente, Mª Dolores Martín-Consuegra Martín-Fonte18 nos alerta de que “el título de la obra –y puntualizo, sobre la novela patria- resume el contenido de la misma. Si se realizara una encuesta sobre lo que sugiere, es posible que la mayor parte de las personas encuestadas identificaran lo de “Identidades Asesinas” en una dirección unívoca, y esta posibilidad la expresarían con menor tibieza que el autor. Identidad-Patria. De forma más o menos sutil unas patrias, unas identidades son las asesinas. Y sin embargo, no hay identidades -esencialmente- asesinas, hay asesinatos y genocidios que se realizan en nombre de tal o cual identidad, sin embargo poco se menta a las identidades asesinadas, sea por quienes dicen no ser identitarios, por ejemplo los impulsores de la globalización neoliberal y los Estados Nacionales y sus ideólogos, o por fundamentalismos varios: el ISIS contra los azaríes.

¿Qué patria resulta del título de la obra? La vasca. ¿La defensa de la patria vasca, da cobertura al asesinato? El patriotismo PNV-ista incluso durante la dictadura (ahora dispone de la Ertzaintza la cual con otras fuerzas de seguridad se asigna el monopolio de la violencia) tenía por seña de identidad la resistencia pacífica, y el lehendakari Leizaola consideró el magnicidio de Carrero Blanco por parte de ETA, como un acto indigno y de malos vascos. Ni lo uno ni lo otro. Ningún patriotismo es de dirección única. Se da el ¡Patria o muerte! de la revolución cubana. Y el ¡Todo por la patria! de la Guardia Civil.

Es imposible negar que en defensa de la patria vasca (y de una forma de concebirla, pues hay diferentes formas de concebir y defender dicha patria vasca) se ha vertido sangre. El Eusko gudariak es un himno guerrero y un canto a favor de verter la propia sangre (y la ajena) en defensa de la patria. Así lo hicieron los gudaris en el 36, derramando la propia y la ajena, y los milicianos y el ejército popular en defensa de la república. Y posteriormente ETA en la lucha contra la dictadura; y siguieron vertiéndola contra el régimen del 78, entrando en una espiral incontrolada que arrastró tras si antiguas referencias políticas, éticas y morales19.

En realidad no hay causas (ni símbolos) emancipatorias, sean de carácter patriótico o de otro género, que no hayan sufrido diferentes grados de contaminación que contradicen su aspiración última, y que son difíciles de expurgar20. Pero llama la atención que Aramburu mente la lacra de la tortura, pero no la relacione con la defensa de la Patria, la española, que “con razón o sin ella,- afirma Rafael Vera- la patria al igual que la madre, siempre debe de ser defendida”. El recientemente fallecido Ion Arretxe, narró en su libro la “Sombra del nogal” las torturas sufridas en el cuartel de Intxauorrondo (nogal en euskera) donde el ¡Todo por la Patria! luce en todo su esplendor.

Está fresca en mi memoria la sentencia de Mikel Azurmendi, antropólogo euskaldun, antiguo militante de ETA y posteriormente protegido del PP, quien llegó a renegar públicamente de su lengua natal el euskera por considerarla idioma de asesinos. Renegar del euskera, no del castellano ni del inglés, idiomas en cuyo nombre se han propiciado genocidios, asesinatos físicos y culturales, y que sin embargo, sería absurdo endilgarles una naturaleza asesina. Los idiomas, las lenguas, no asesinan; las identidades tampoco, son las personas y los hablantes los que asesinan, lo hagan en nombre de lo que lo hagan.

Sin embargo en esa guerra sucia y desigual, camuflada de literatura, es útil identificar asesinatos con determinadas patrias, idiomas, religiones, pero ocultando las que están agazapadas. El patriotismo vasco, tiene sus lacras (¿qué patriotismo no las tiene?) señalar la paja del ojo ajeno cuando en el propio hay tamañas vigas, es cuando menos curioso.Pienso que hay patrias y patrias, que cada cual elija la suya21 si puede hacerlo.

Escribí ya hace tiempo22: “Conviene no olvidar que las primeras revoluciones de la época moderna, la francesa y la americana, fueron realizadas por gentes que querían dotarse de una patria. Ciertamente se trataba de un patriotismo republicano y no romántico, más ligado al mundo de las libertades cívicas y el autogobierno del pueblo, que a las reivindicaciones étnico-culturales. Pero no hay que exagerar la distinción. Siempre me ha parecido artificial la división tan tajante que se hace, entre el modelo nacional alemán (supuestamente romántico-étnico) y el francés (supuestamente, republicano-ciudadano); igualmente la que se realiza entre el modelo historicista y el del plebiscito diario, ya que no hay nación (salvo en situaciones de dictadura) que no asuma en sus constituciones valores cívico republicanas, y que a la vez que no se reclame de una determinada historia y sustrato nacional, o que deje de defender su lengua considerada nacional (la Francia republicana, considera una reivindicación étnica la oficialidad del euskara, pero acaba de convertir al francés en lengua oficial y nacional). Ocurre otro tanto, en relación, al cosmopolitismo y el patriotismo. El humanismo cívico, según expresión del federalista canadiense Charles Taylor ’necesita una vinculación sólida con la comunidad’. Dicho de otra forma, ’el patriotismo es tan necesario como el cosmopolitismo porque los Estados democráticos modernos son empresas comunes sumamente exigentes con el autogobierno’. En consecuencia, ’la batalla a favor de un cosmopolitismo civilizado se debe de librar desde un patriotismo abierto a las solidaridades universales’”.

El irlandés James Conolly fundador del Partido Republicano Socialista Irlandés y uno de los revolucionarios patriotas, fusilados tras la derrota de la Insurrección de Pascua, consideraba que “el verdadero patriotismo busca el bienestar de cada uno en la felicidad de todos, y está en desacuerdo con el deseo egoísta de una riqueza mundial, que solo puede alcanzarse con la explotación de unos mortales menos favorecidos. Es misión de la clase obrera el dar al patriotismo esta significación superior y mas noble”23.

Publicado en Viento Sur

1http://vientosur.info/spip.php?article12288;

2http://vientosur.info/spip.php?article12381

3La literatura de la Patria o la patria de la literatura, de Jabo H. Pizarroso http://www.criticoestado.es/la-literatura-de-la-patria-o-la-patria-de-la-literatura/, y Apátridas de Alberto Moyano http://blogs.diariovasco.com/eljukebox/2017/02/12/apatrida/.

4“Esos escritores están subvencionados, así que si abren la boca se acabó y no son libres” dijo Aramburu… Así que los que escribimos en español, y encima nos publican en Barcelona, tenemos otro recorrido y podemos hablar” explicó Aramburu en la Feria del Libro de Guadalajara (México).

5Ekaitz aroa, (2002) editorial Txalaparta, autor Joxe Iriarte, Bikila. Kamaradak (2016) Editorial Txapalarta, autor Joxe Iriarte, Bikila.

6Etarren amek asko sufritzen dute, semeak hiltzen dizkietenean eta batez ere semeek hiltzen dutenean... Josefa Mendizabal era la madre de Txikia, dirigente militar de ETA V, muerto por la policía en 1972 en Algorta)

7Arragoa (1997) Editorial Txalaparta, Autor Jon Urrejulegi.

8100 metro. (edición 1985) Editorial EREIN, autor. R. Saizarbitoria

9Exkixu, (1988) editorial Elkar, Jose Luis Alvarez Enparantza “Txillardegi”

10Mientras escribo estas líneas se esta trasmitiendo la noticia del fallecimiento de Hasier Etxeberria, escritor, critico literario (y productor de Sautrela el programa de ETB1 sobre literatura) que, cosa hasta entonces inaudita, fue amonestado en el 2002 Zutabe, órgano clandestino oficial de ETA.

11Lagun Armatua (2007) Der bewaffnete Freund.(título original) Editorial Txalapata, autor Raul Zelik

12Despedida final entre los dos amigos. ¿y qué supone ganar?- ¿Lograr unos derechos?. No estoy seguro qué me quiere decir , ni siguiera si el lo sabe de verdad, pero no le voy a pedir que me lo repita”. Traducido de la versión en Euskera.

13Autor Mikel Antza. Anteriormente había escrito : Lehen bilduma (82-84); Beteluko balnearioko mirariak (85); y Odolaren usaina (1987) los tres con la editorial SUSA. A modo de biografia esta también Borrokaren gorrian (1999) editorial Txalaparta, autor Joxe Iriarte, Bikila.

14Autor, Mikel Antza. Ospitalekoak (2010) Editorial SUSA, Bakarkako Koroniak (2011) Editorial Ateramiñe y Atzerri (2012) Editorial SUSA.

15Orpoz Orpo, de Ernesto Prat Urzanki (2012) editorial Txalaparta, colección Ero-literatura,

16ETAk Zapuztutakoa. (kultura-Berria) 23-2-2017. “Nola da posible erdarara itzulitako euskal idazleok hain predikamendu eskasa izatea, “Patria” goresten duten kritikarien lelo nagusia “espainiar gizarteak euskal gatazkari buruz esperoan zuen nobela” izanda.”

17http://vientosur.info/spip.php?article424

18http://revistaselectronicas.ujaen.es/ind

19No por frecuentemente citada, deja de ser válida la diferencia de criterios éticos entre los que impulsaron la socialización de la violencia y los que sufrieron el estallido de la bomba en el intento de desactivarla al enterarse que había trabajadores en el lugar (redacción de El Correo de Eibar) donde la habían colocado.

20http://vientosur.info/spip.php?article424

21http://vientosur.info/spip.php?article11004

22https://www.vientosur.info/spip.php?rubrique157

23James Conolly: Socialism and Nationalism

¿De qué hablamos cuando hablamos de cultura?

Joxemari Carrere

A la hora de hablar sobre cultura surge un primer problema en torno a la definición de la misma. ¿Qué es la cultura? ¿Cómo se define? Seguramente es algo que cada cual, aunque no exactamente, podemos sobreentender. De todas maneras si preguntamos a cualquiera, hasta a nosotros mismos, sobre lo que entendemos por cultura, las definiciones serán dispares. Esta dificultad ha tenido sus vaivenes a lo largo de la historia. Desde su definición en relación a la agricultura, que utilizaban allá por el siglo XVIII, hasta las actuales, las reflexiones en torno a este tema han sido expuestas por filósofos, políticos, antropólogos, etnólogos y, si me apuran, por la tertulia habitual del poteo. Ya los griegos hablaban del cultivo del alma humana para el desarrollo de la persona. Mucho más tarde se entendía el desarrollo de la cultura como el paso del ser humano de la barbarie a la civilización. Una persona culta sería una persona civilizada. En esta continua evolución de los intentos por definir la cultura, los mismos momentos históricos condicionan su entendimiento. Así, la Ilustración, base ideológica de la Revolución Francesa, hacía hincapié en la cultura como instrumento liberador de las personas desde una perspectiva universal y, al mismo tiempo, individual. La cultura como rasgo distintivo del ser humano ante el ser animal, como creación humana a lo largo de los siglos, como signo de progreso, como característica universal, impregna el cambio que trae la ilustración. Con ello el cultivo de las artes y la ciencia sufre un impulso tanto técnico como filosófico que marcará el devenir de las sociedades a partir de entonces. Ante este pensamiento tenemos a los filósofos románticos alemanes con la idea de lo cultural como definitoria de una identidad propia, surgiendo el concepto de distintas culturas en función de distintas identidades nacionales; desarrollando la idea de la cultura como característica definitoria de diferentes sociedades humanas, de un mundo heterogéneo y diverso, ante el concepto de universalidad. El orgullo nacional definido por una cultura propia y diferente de otras. Estos dos posicionamientos en torno a la cultura llegan hasta nuestros días, cruzándose, complementándose a veces, marcando, del mismo modo, posturas políticas muchas veces antagónicas. En definitiva, que esta cuestión de definir la cultura viene siendo un verdadero quebradero de cabeza, dada su importancia a la hora de entender el desarrollo de nuestras sociedades y su estructuración, tanto social como política.

Pero entonces, ¿de qué hablamos cuando hablamos de cultura? Tratar de buscar una definición actual de su significación no es tema baladí, aún sabiendo que, tal y como nos enseña la historia, sea, quizás, algo transitorio y , seguramente, subjetivo. La importancia de esa necesidad hoy en día, viene dada por el lugar que ocupan las políticas culturas en las distintas administraciones que nos gobiernan. Las dinámicas culturales están condicionadas casi en su totalidad por dichas políticas, tanto directa como indirectamente, a través de ayudas económicas o de infraestructuras. Todas esas políticas, si bien están envueltas en discursos parecidos, no llegan a definir claramente ese conglomerado que llamaríamos cultura y se limitan a ofrecer una serie de servicios dirigidos a la sociedad en los que prevalece la idea de permitir un amplio acceso al consumo de propuestas culturales, en clara relación con el uso del tiempo libre.

La cultura como industria

Volviendo a las definiciones, el departamento de cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en la presentación de los presupuestos de 2016, definía la cultura como “un sistema de valores que estructura la sociedad. Un instrumento para la convivencia y la transformación social”. Dentro de esta definición proponían la actuaciones en el sector bajo dos premisas: el acercamiento de la cultura a la ciudadanía e impulsar las industrias culturales como fuente de riqueza y empleo. El mismo diputado de cultura Denis Itxaso, del PSE-EE, al anunciar la creación de una Unidad de Participación e Innovación Cultural, con el objetivo de gestionar los grandes proyectos estratégicos, presentaba dicha unidad como “una muestra de nuestra voluntad de desarrollar iniciativas culturales transformadoras que sean palanca de cambio en el modelo cultural”. Vemos, pues, cómo las instituciones, en este caso la Diputación de Gipuzkoa, entienden el desarrollo cultural a través de grandes inversiones en infraestructuras, con el objetivo, antes mencionado, de que la cultura sea una palanca de cambio y transformación social. Pero si nos fijamos bien, todo ese cambio viene impulsado por las grandes infraestructuras y el impulso al consumo cultural, siendo estos dos puntos claves en su gestión pública, bajo la idea de generación de empleo y riqueza, no cultural sino económica.

Vamos viendo, entonces, que cada vez más el impulso a la cultura viene asociado a un intento de desarrollo económico que, a modo de binomio fantástico, ayudará a generar dinámicas de bienestar y modernidad en las personas. Se nos muestra, así, la cultura ligada a la economía, siendo las instituciones públicas las generadoras y promotoras de ese impulso. Todo ello hace que el concepto de industrias culturales tenga cada vez más protagonismo, presentando  a éstas como el motor de la cultura en nuestra sociedad. Desde ese punto de vista, la gestión de la cultura se ve supeditada a un concepto de mercado en el cual las llamadas industrias culturales son la piedra angular de un sector identificado, no ya con esa esperanza de buscar el desarrollo intelectual y humano de las personas, sino como dinamizador económico.  En ningún momento, en cambio, se pone en cuestión el modelo económico por el cual se regirán dichas industrias y dinámicas económico-culturales. Vivimos en una sociedad basada en una economía capitalista en la cual es el mercado quien manda, quien ejerce presión para que la sociedad viva supeditada a las necesidades de dicho mercado; las cuales no buscan el necesario desarrollo social, cultural y libertario de las personas que la componen, no beneficiándose la inmensa mayoría de dichas dinámicas mercantiles, sino padeciéndolas. Unas industrias culturales integradas en una economía cultural que no cuestiona el modelo mercantil del que participa, no hacen sino perpetuar dicho modelo a través de una transmisión cultural cuyo objeto es el beneficio económico, lo cual condicionará indefectiblemente tanto el modelo de oferta cultural como el tipo de contenidos ofrecidos. Una economía cultural basada, dado el modelo capitalista en el que se insertan, en la oferta y la demanda, no podrá arriesgar en propuestas culturales que pongan en cuestión la plusvalía que deviene de las dinámicas del mercado capitalista. Las industrias culturales integradas en dicha economía impulsarían una oferta cultural basada en la ocupación del tiempo libre que las clases trabajadoras disfrutan, tiempo libre que se inserta dentro del esquema laboral capitalista, según el cual el tiempo de asueto no es más que el tiempo necesario para poder seguir produciendo; por lo cual dicha idea de tiempo libre no es tal desde el momento que forma parte de la cadena de producción capitalista. La oferta cultural desarrollada en dicho tiempo no podrá poner en cuestión, aunque pueda pretenderlo formalmente, esa relación laboral-social, ya que estará inserta en una idea ocupacional del tiempo libre, complementaria al tiempo de ocupación laboral.

La izquierda y la cultura

Ante este modelo de desarrollo cultural la izquierda debería impulsar otro no basado en la idea de una economía cultural que nos viene dada por el modelo económico en el que vivimos, sino inspirado por otro tipo de pensamientos que huyan del concepto economicista de la cultura así como de la idea de un tiempo libre meramente ocupacional relacionado con el tiempo de trabajo asalariado. Y es importante que lo haga no solo por la importancia que tiene a la hora de pensar una sociedad organizada en base a otros valores, sino también por la responsabilidad que tiene cuando gestiona instituciones en las cuales la cultura se provee de importantes recursos económicos y estructurales, tratando de impulsar la estructuración social a través de los mismos. Una izquierda que se considere transformadora, revolucionaria si se quiere, no puede pasar por esta cuestión sin plantearse las bases en las que se sustentan sus políticas culturales, así como su praxis, no solo a la hora de gestionar distintas instituciones, sino en su política general. Una izquierda que trabaje por una sociedad más justa, igualitaria y liberadora, no puede dejar en manos de las leyes del mercado las condiciones económicas y laborales de los trabajadores de la cultura, más bien al contrario, del mismo modo que en otros sectores sociales, debería bregar para que los creadores puedan trabajar en condiciones dignas, ya que el fruto de su creatividad es lo que posibilita, además de otros dinamizadores, que la cultura exista. No puede haber literatura sin escritoras, ni teatro sin dramaturgos, actores, técnicos… La danza no existiría sin personas dedicadas a ella, ni música sin músicos. Del mismo modo debería preocuparse por facilitar a los activistas culturales poder llevar a cabo sus proyectos sin que las burocracias los ahoguen. Debe impulsar y promocionar en la sociedad la importancia de la cultura como un bien social, tal y como lo son la educación o la sanidad, en contraposición a las ideas y dinámicas crematísticas; trabajando para que la sociedad en la que vivimos dé importancia al saber, al pensamiento crítico, al desarrollo intelectual y a los procesos creativos como riquezas en si mismas, no cuantificadas en monedas, sino en bienestar social.

Una izquierda que se considere transformadora, que trabaje sinceramente por el cambio social, tiene que reflexionar seria y profundamente sobre las políticas culturales a impulsar tanto desde las instituciones en las que trabaja como fuera de ellas. El enriquecimiento cultural de los miembros que componen dicha izquierda, así como de la sociedad en general son indispensables para el cambio social; el impulso del activismo cultural ha de ser una de las tareas de la izquierda para no dejar en manos exclusivamente de las instituciones y los agentes económicos una de las bases que cohesionan la sociedad. Las políticas culturales impulsadas por las instituciones tienen que complementarse con las dinámicas populares que se desarrollan fuera de ellas, prevaleciendo el interés público frente a los intereses económicos. Una izquierda que se precie de serlo, debe reconocerse en una cultura no consumista, que huya del concepto de mero entretenimiento al que es abocada sin piedad. Una economía cultural basada en un concepto capitalista de relaciones económicas nos lleva, paradójicamente, a una aculturación de la sociedad, relegándola a un imaginario filtrado por los intereses del mercado, más interesado en su propia existencia que un verdadero desarrollo cultural y social de las personas.

Quizás la cuestión hoy en día no es tanto devanarse los sesos en tratar de definir la cultura, cuestión interesante en sí misma, sino reflexionar sobre la ideología en la que se sustentan las actuales políticas y dinámicas culturales; identificar los intereses a los que sirven; impulsar dinámicas y políticas que sirvan a las personas que componemos la sociedad, que tengan como base potenciar los impulsos creadores, intelectuales y liberadores de las personas; que defiendan a los creadores y creadoras ante el mercado, establezcan la cultura como un bien social a defender y divulgar, alejadas del concepto de un sistema ocupacional del tiempo libre. En definitiva, entender la cultura como un bien que nos enriquece como personas y no como un nicho de mercado.

Publicado en GARA

Fatuarte: «Hay que evitar cualquier indicio que cree suspicacias en torno al proceso de selección en el teatro Arriaga»

Alba Fatuarte, compañera de Alternatiba y representante de EH Bildu en el Consejo de Administración del Teatro Arriaga, ha solicitado en la reunión celebrada esta tarde que los tribunales encargados de los procesos de contratación se compongan basándose en la imparcialidad y profesionalidad de estos.

Según el Real Decreto Legislativo 5/2015 la imparcialidad y la profesionalidad deben ser la base de la composición de este tipo de tribunales. Órganos calificadores que, además, deben tender hacia la paridad entre hombres y mujeres. También se especifica que el personal de designación política, los funcionarios interinos y el personal eventual no podrán formar parte de los órganos de selección.

 “En cambio, en los tribunales calificadores de los próximos procesos de selección que abrirá el Teatro Arriaga, aparecen como integrantes del mismo el presidente o presidenta así como dos vocales miembros del consejo de administración. Todos ellos, cargos de designación política. Creemos que hay que evitar cualquier indicio que cree suspicacias en torno al proceso de selección”, ha subrayado Fatuarte.

 Aunque el Teatro Arriaga no esté obligado a aplicar esta norma, cabe destacar que el citado Estatuto tiene carácter supletorio para todo el personal de las Administraciones Públicas no incluido en su ámbito de aplicación.

“Es por eso que solicitamos que según establece la Ley 6/1989, de 6 de julio, de la Función Pública Vasca, en su artículo 31, se vele en la composición de los tribunales por el cumplimiento del principio de especialidad, sustituyendo los miembros del tribunal de designación política por personal técnico con capacitación, competencia y preparación adecuada”, ha añadido la representante de EH Bildu en el Consejo de Administración del Teatro Arriaga.

EH Bildu Bilbo

¿España? Depende

Luis Salgado – Alternatiba

Juro que, cuando era pequeño, alguien se acercó a mí y me dijo que mi libertad terminaba donde empezaba la de los demás. Desde entonces me he topado con un problema que va “in crescendo” y es que la libertad de los demás se está ampliando tanto que uno ya no puede ni respirar sin coartarla. A lo anterior hay que añadir que, de un tiempo a esta parte, una enfermedad degenerativa de proporciones bíblicas está convirtiendo nuestra piel en papel de fumar, y ya, hasta las palabras nos producen profundas cicatrices. Así está el percal. No me imagino ser humorista, aunque quizás sea simplemente porque me falta humor.
 
En otra clase de sabiduría extemporánea, otra persona a la que guardo gran cariño me explicó que no debía guardarme de las críticas y las puyas, sino hacerlas mías y entenderlas, porque la mayoría guardan en su interior una revelación que bien digerida nos hará mejores. Toda crítica, burla y chanza se basa en una realidad, y si no buscamos y reconocemos ese error nunca acabaremos con la guasa. Hoy se ha demostrado absurda la lección, siempre hay fórmula para librarnos del sarcasmo y la ironía, incluidos los tribunales de excepción.
 
De este modo avanzamos hacia una sociedad en blanco y negro emitida en riguroso directo por HD y sonido Dolby envolvente. Ofensores y ofendidos en carrera desigual, donde el elefante se queja del dolor que le produce en la planta de su pata la hormiga a la que aplasta. Y desde luego, la culpa, si la hubiere, siempre será del otro, quien por maldad me ataca.
 
Así que españoles varios se quejan del humor cuestionable de un programa en un idioma que no entienden. Y gritan que les insultan porque alguien les ha llamado catetos, y no, no lo son, no la mayoría. Pero no me nieguen que tener un Presidente del Gobierno que dice que “Esto no es como el agua que cae del cielo y nadie sabe exactamente por qué” o una exministra de cultura y adalid de las dobles filas en los carril-bici  que cuando le preguntaron sobre el Nobel a Saramago se reconoció admiradora de la brillante ESCRITORA portuguesa, ayuda a reforzar esa idea. Y les votan 8 millones, no lo olviden. 8 millones que defienden que un Ministro del Interior condecore vírgenes, en un dechado de modernidad sin precedentes. 8 millones de españoles que mantienen a quienes dicen que Franco fue socialista, o que el franquismo fue una época de extraordinaria placidez.

Yo por mi parte sigo declarando que no creo que los españoles, no la mayoría al menos, sean catetos, meapilas, fachas, o chonis, colectivo este último que tiene mi admiración por ser el único que no parece haberse sentido ofendido. Pero sí creo que hay una diferencia en el peso de los catetos, meapilas y fachas en la sociedad allende el Ebro y sobre todo en la cultura mesetaria peninsular. Eso sí, yo cuento con la ventaja de la experiencia genética. La suerte de que mis ancestros sean galaico portugueses. Ese gran orgullo de saber que ante una pregunta incómoda como ¿Qué piensa usted de los españoles?  Siempre podré responder con un sonoro “DEPENDE”.

Del blog de Luis Salgado El Mundo Imperfecto

X